Las mascotas tienen más privilegios y derechos que los comerciantes

LEGISLATIVAS
* No hay políticas públicas en defensa del comercio popular
* Voy a insistir en la presentación de una nueva ley que ordene al comercio en el espacio público
Redacción
“En esta Ciudad de México a la que han calificado de Vanguardia los perros, las mascotas tienen más derechos que un comerciante en el espacio público y aquí en el Congreso, hay legisladores que acatan órdenes para que no haya una ley que regule el comercio popular es decir velan por intereses personales o de grupo más no por quienes sufragaron por ellos”.
 
Lo anterior fue señalado por la diputada Silvia Sánchez Barrios ante la presencia de más de 500 comerciantes populares de las 16 alcaldías capitalinas que se encontraban en las escalinatas del edificio de Donceles y Allende.
 
De esta forma, Silvia Sánchez Barrios alzó la voz en favor de los comerciantes del espacio público “quienes día a día salen a las calles a ofertar sus productos a pesar de todas las vicisitudes por las que pasan, por lo que va a proponer un punto de acuerdo en el que se exhorta a la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum a que declare el 11 de septiembre de cada año como Día del Comercio en la Ciudad de México.
 
En dicha petición, se incluyen también todo tipo de comercio empresarial ya sea pequeño, mediano y grande.
 
De acuerdo a la representante popular y presidenta de la Comisión de Desarrollo Económico “establecer una fecha significativa al año dedicada al comercio permitirá visibilizar y combatir la marginación y discriminación que todavía sufren miles de mujeres en la capital y que limita su derecho fundamental al empleo y al desarrollo personal y de sus familias. El día del comercio coadyuvará a comprometer a la sociedad con la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres”.
 
Al resaltar la importancia y alcance de la venta en el espacio público, así como las implicaciones que éste tiene cultural, social, económica y políticamente para toda la capital, y las cuales deben ser reconocidas como tales, es parte “para saldar la deuda que tenemos como ciudad y brindar en un futuro cercano por medio de una ley un marco jurídico que proteja y salvaguarde sus derechos”.
 
Asimismo, agregó “lo anterior permitirá darle certeza jurídica a miles de ciudadanos, protegiendo sus derechos, lo que los excluirá del área gris que los deja en manos por un lado de la corrupción y criminalización de las autoridades, y por el otro del crimen organizado, dejando a merced de estas situaciones a las personas que obtienen su ingreso de manera digna las cuales lo hicieron incluso a pesar de los estragos del COVID-19, de la creciente inflación y de la falta de recuperación económica en la que vive la capital del país”.
 
Además, dijo que es importante y fundamental entender al comercio popular como un símbolo que le da identidad a miles de mexicanos, siendo éste, una expresión de la cultura, historia y tradición comercial de nuestra ciudad que se remonta hasta los aztecas.
 
Incluso recordó que, a nivel internacional en diversos países como Argentina y España, por mencionar solo algunos, se celebra un día del comercio para concientizar a la opinión pública acerca de la importancia de esta actividad económica y de sus actores. En 1989 se creó la Organización Mundial del Comercio Justo (WFTO), por sus siglas en inglés, que es un organismo que tiene presencia en más de 70 países y que cuenta con un capítulo regional en América Latina. Esta organización logró que en todos esos países se celebre un día mundial del comercio.
 
En la Ciudad de México, se calcula que, de los aproximadamente 9 millones de habitantes, el 1.49% se dedican a la venta de alimentos en el espacio público y el 1.92% a la venta de artículos diversos excluyendo a los alimentos, es decir unos 137,000 y 176,000 ciudadanos respectivamente. Por lo que un total de 313,000 personas que representan el 3.41% de la población total basan su ingreso económico en el trabajo en el espacio público.
 
“Tomando en cuenta que las cifras anteriores son estimaciones, dijo, estas contrastan con las del Sistema de Comercio en Vía Pública (Siscovip) el cual tiene contabilizados poco más de 100 mil comerciantes en las 16 Alcaldías, cifras que no reflejan el alcance real de esta actividad en toda la Ciudad de México.
 
Agregó que “a pesar de que estas cifras no son cercanas a la realidad, si permiten resaltar la importancia y alcance del comercio en el espacio público, así como las implicaciones que éste tiene cultural, social, económica y políticamente para toda la capital”.
 
Por otro lado, recordó que el uno de septiembre de 2019, “con más de 10 mil comerciantes afuera del recinto legislativo del Congreso de la Ciudad de México, se entregó con carácter de preferente la Iniciativa Ciudadana para Regular el Ejercicio del Comercio y el Trabajo no Asalariado en la Vía Pública en la Ciudad de México, también conocida como la Ley “Chambeando Ando”. Fue una iniciativa ciudadana porque reunió más de 42 mil firmas, rebasando por mucho lo que la Ley de Participación Ciudadana exige que es del 0.13% del padrón electoral, además al superar el 0.25% que la misma ley exige, se le otorga el carácter de Iniciativa Ciudadana Preferente.
 
Esta iniciativa logró el 0.42% de las personas inscritas en la lista nominal de la Ciudad de México.
 
Por lo que se lamentó que, a pesar de la presentación oficial ante el Congreso local, después de la validación por parte del Instituto Electoral de la Ciudad de México, e incluso existiendo plazos de dictaminación de no más de 45 días para una iniciativa preferente, esta quedó encarpetada en la Comisión de Puntos Constitucionales e Iniciativas Ciudadanas de la Primera Legislatura del Congreso de la Ciudad de México.
 
“Esta situación, señaló la priista, vulneró y lastimó la voluntad de miles de ciudadanos, los cuales, esperando una reglamentación adecuada a sus necesidades y la protección de sus derechos, volcaron sus intereses y esperanzas en una iniciativa ciudadana preferente, usando de manera innovadora los nuevos mecanismos de participación directa de la Ciudad de México”.
 
“Por lo que se hace, comentó, fundamental no sólo una correcta reglamentación, sino reconocer el daño histórico que se les ha ocasionado a este grupo poblacional a lo largo de los años, y que la falta de dictaminación de esta iniciativa ciudadana preferente ejemplifica de manera clara la falta de protección a las personas que trabajan en el espacio público y sobre todo a las mujeres que se dedican a esta actividad.
 
Por lo cual el primer paso para empezar a subsanar la deuda histórica con los comerciantes, debe ser declarar el 11 de septiembre como “Día del Comercio” en la Ciudad de México, lo cual permitiría mantener en el centro del debate de la ciudad los derechos humanos de hombres y mujeres que se dedican a esta actividad, así como el motivar la implementación de políticas públicas focalizadas para los diferentes subgrupos que se dedican al comercio dando especial atención a las mujeres y adultos mayores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.