La prevención, intervención y reactivación física reducirá la obesidad en nuestro país: PTCDMX

CIUDAD
Redacción

El sobrepeso y la obesidad representan en México un problema de salud pública que se agravará según las últimas proyecciones para el 2030, ya que una de cada 5 mujeres y uno de cada siete hombres vivirá con este problema, señaló la Comisionada del Partido del Trabajo de la Ciudad de México, Magdalena del Socorro Núñez Monreal.

Nuestro país, además, ocupa los primeros lugares en obesidad infantil. Se ha encontrado que desde los 0 a los 5 años al menos uno de cada 20 niños o niñas en esta edad sufre obesidad. La proporción se incrementa de una forma exponencial a partir de los 6 años en donde 1 de cada 3 niños la padece, añadió.

Debido a ello es imperante que las políticas públicas a nivel federal y en especial en la Ciudad de México se enfoquen a atender esta pandemia debido a que el sobrepeso favorece a la obesidad derivando en enfermedades crónico degenerativas como la diabetes mellitus, la hipertensión, enfermedades circulatorias, del corazón o de los riñones.

La petista mencionó que diversas organizaciones entre ellas la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) han insistido en la urgencia de adoptar una serie de intervenciones efectivas y factibles de llevar a cabo en todo el mundo y que impacten de forma directa aún en aquellos lugares en donde los recursos son limitados.

“Es necesario elaborar una agenda de política pública dirigida a prevenir e intervenir en el problema de la obesidad en nuestro país a través de sistemas alimentarios sostenibles y susceptibles de ofrecer alimentos frescos y nutritivos que soporten una alta demanda de productos que no sólo ofrezcan calidad, proximidad y costo accesible para la población”, subrayó.

“Las políticas públicas dirigidas a combatir el sobrepeso y la obesidad deberán estimular la producción, venta y consumo de alimentos saludables por un lado y por otra parte regular la producción de alimentos con altos contenidos calóricos. 

“Por ejemplo, en noviembre de este año, se cumplirán 3 años de que entró en vigor la reforma a la Ley General de Salud, con la cual se modificó el etiquetado de alimentos y bebidas no alcohólicas, con lo que se buscó dejar de incentivar la compra de productos ultra procesados, con altos niveles de sal, azúcar o grasa a través de un etiquetado con información puntual sobre el contenido nutricional de cada alimento empacado”.

Cabe resaltar que durante la pandemia del Covid-19, el encierro favoreció el sedentarismo debido a la disminución de actividades durante el lapso de dos años, lo que derivó en un incremento de la obesidad en el país provocando que un 34% de la población en México subiera de peso.

La diputada del Partido del Trabajo, agregó “que otra política pública que también se tiene que poner en marcha es la promoción y facilitación de la actividad física no sólo en los centros educativos, sino también en los centros de trabajo, con el objetivo de convertirlos en parte integral de la vida de todos los mexicanos”, finalizó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.